Archive for 30 septiembre 2009

Tu Sonrisa

 
 
 
                                      
 
 
 
 
 
                                      En este momento preciso
                      en que todo se encamina a su letargo
                      centellea tu sonrisa
                      en tus ojos
                      con tanto fulgor
                      que hasta las nubes desalojan su llanto
                      para que no me separe un instante
                      de contemplarte
                      radiante
 
                      Tu fuego alimenta mi aire
                      Tu ciencia me devuelve el sentido
                      Y en mi morada el invierno
                      será la excusa par recogerme en tu abrazo
                      y amarte sin cansancio
 
                      Me renaces
 
 
          
Anuncios

Presagio

 

 

  005 (5)

 

Las nubes cegaron el ocaso a mi deseo

pero trajeron la deseada lluvia y el consuelo

y a mi una promesa renovada sin esperas

Trata de DE LO COTIDIANO

 

Cita

DE LO COTIDIANO

Desde este espacio de silencio y quietud,
contemplo la muerte  del sonido de las campanas
y describo algunos elementos
que me son necesarios para seguir…
 
Quiero lluvia entre la hierba.
No quiero seguir sembrando en el desierto.
Quiero que llueva sobre mi cuerpo.
No quiero ser una hilacha amarilla
extenida sobre el dia…
 
Hoy
podría meterme las manos en mis carnes
y tocarme el corazon…
 
Poema de Enzina Santacroce

querencia ilimitada

 

  008 (4)

 

El tiempo discontinuo

el latido de su corazón

en el silencio de la noche

brinca gimoteando sueños

que se deshacen y rehacen

con cada latido y en cada instante

sin perder el ritmo ni el compás

de la larga espera trazada

desde su querencia ilimitada

Amanecer

 
 Llegado el momento
recorreremos el camino ancestral
que nos condujo a esta borágine
 
Y cuando ya no queden esperanzas
y la ilusión deje atrás su plenitud
regresemos del infausto viaje
 
Será entonces cuando nos amemos
con la oscura ternura de los sueños
y la eterna pasiónh de ese amanecer